ARCOÍRIS PÉTREO- Quebrada de Humahuaca

quebrada de humahuaca

QUEBRADA DE HUMAHUACA – El hecho de que el suelo que pisamos fue en un momento de la historia el oscuro fondo de un mar que inundaba montañas, me estremece. La idea pasa desapercibida en la ciudad rodeado de calles señalizadas y fachadas de hormigón, pero en plena naturaleza la realidad se deja ver incluso a los ojos menos experimentados.

Son millones de años los que separan esa realidad casi ficticia de la actual, pero la línea horizontal que se dibuja en la montaña partiéndola en dos, divide no solo el manto verde del cerro de la litosfera atrofiada por cantidades ingentes de agua que hubo antaño, sino que también marca un momento concreto en la historia, primitivo y crucial.

Las fallas de la corteza terrestre se pueden incluso contar, imbricados terrenos de diferentes edades y litologías y coloreados con distintos tonos formando estampas surrealistas. Como el “Cerro de los Siete Colores”, la “Paleta del Pintor” o la “Sierra del Hornocal”. El óxido de hierro que cementa las rocas les otorga una variedad cromática única.

Y así, se me antoja que Orogénesis es relativamente fácil de pronunciar, pero mientras que el fósil marino de un “nautilus” sea hallado en un cerro de los Andes a 4000 msnm, me seguirá pareciendo incomprensible pese a leer diez veces su definición, y preferiré la sensación ingenua de un niño, a la trascendencia del erudito de turno.

La Quebrada de Humahuaca no es el Monte de Ararat*, pero cuenta con cimas de nieve perpetua, en los que la perfecta huella del agua en su ladera invoca el sibilino divague, la imaginación y el sentido más puro de la palabra insondable.

 

*El Monte AraratLa tradición cristiana interpreta del Libro del Génesis que esta montaña es el lugar en el que se posó el Arca de Noé después del Diluvio Universal descrito en este libro sagrado.
Génesis 7/19: “Y las aguas prevalecieron mucho en extremo sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos.”

 

 

 

Compártelo con tus amigos:

M.M.B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *