De Chubut a Santa Cruz – RUTA 40

RN40 – La Ruta Nacional 40 desciende hacia el sur por una pista asfaltada y con pocos vehículos. El paisaje cambia radicalmente a la estepa patagónica mostrando un terreno árido y plano, donde ñandúes se confunden con pequeños arbustos grises y armadillos se lanzan a la carretera poniendo a prueba su suerte. Tras dos horas y media de ruta hacemos noche en Tecka.

Al día siguiente realizamos 450km de ruta muy cómoda hasta el pueblo Perito Moreno, provincia de Santa Cruz. En esta ocasión no hay ningún tipo de control policial ni control fito-sanitario en la frontera.
La terminal de ómnibus de Perito Moreno es el lugar elegido para pasar la noche junto a casas rodantes de Argentina, Chile, Méjico, Colombia… y Polonia 🙂 Noche muy tranquila acompañados del ruido anestésico de la lluvia sobre Larry.

perito moreno ruta 40

Que la claridad no os engañe. Eran cerca de las 22.00 de la noche.

Hemos recorrido 470km con muy poco viento algo raro en estas latitudes, por carretera de asfalto y con cada vez menos vehículos. La RN40 a esta altura es una pista de despegue. Kilómetros y Kilómetros rectos hasta una línea del horizonte diluida que se mezcla con el azul del cielo. La atención al volante es constante debido a los guanacos que hay a decenas a ambos lados de la carretera y que pueden sorprenderte cruzándose delante del vehículo.

En Gdor. Gregores paramos a repostar. La cola es de una hora en la que aprovechamos para comprar miel y cerezas (cerezas en enero… yuhuuuu!). Más tarde unas empanadas de carne recién hechas al horno y una ducha de agua caliente se nos ponen a tiro y no lo dejamos escapar.

Renovados seguimos ruta hacia Tres Lagos. Los últimos 80 km son puro ripio, el peor de la RN40 hasta ahora. Se nos hace de noche en plena estepa mientras el oeste aun tiñe de naranja el horizonte. Las rocas se vuelven sombras que semejan animales extraños y los ojos de la liebre o el zorro brillan en una oscuridad ya consumada.

Pasada la media noche, a unos escasos 20 km antes de llegar al pueblo, una silueta a un lado de la carretera aparece haciendo aspavientos. Resulta ser una pareja de jóvenes franceses con el coche de alquiler amotinado. Puertas bloqueadas y las llaves en el interior del vehículo. Los acercamos al pueblo, donde la gendarmería les echa una mano y solucionan el problema.

Dormimos en el pueblo con un viento muy duro que hace tambalear a Larry. Mañana llegaremos a El Chalten.

 

Compártelo con tus amigos:

M.M.B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *