Bailando con lobos – CALETA OLIVIA

sea lion

En la localidad de Caleta Olivia existe una colonia de entre 300 y 600 lobos marinos de un pelo a 10 kilómetros del casco céntrico sobre el Golfo San Jorge en dirección sur. Se puede disfrutar de la presencia de estos mamíferos acuáticos desde pocos metros de distancia y de manera totalmente gratuita, algo raro por estos lugares.

La zona donde se encuentran se denomina “La Caleta” y fue declarada Reserva Natural Municipal en el año 2008, con el objetivo de proteger a esta especie que se encuentra en peligro de extinción. En el lugar hay un importante número de lobos marinos así como de aves marinas, entre las que se encuentran gaviotas y cormoranes. Además, se pueden observar sobre la restinga durante la bajamar ejemplares de mejillones, caracoles, estrellas y erizos de mar.

Llegar a la playa y ver esta estampa no tiene precio.

La gente local ya nos había dado ciertas indicaciones para llegar a esta zona concreta de la costa y poder disfrutar de la presencia de lobos marinos a escasos metros de distancia. Cuando al fin la encontramos la sorpresa fue mayúscula y en un intento por sobrevivir al asombro, la naturaleza de nuevo ganó con creces.

Los machos son más grandes que las hembras, por lo regular hasta cinco veces más, lo que los convierte en uno de los animales con mayor dimorfismo sexual. El rango de medidas va de 1.8 m a 3.0 m de longitud y de 100 kg a 1,000 kg de peso.

¿Cómo llegar a “la caleta”?

Para llegar al apostadero se deben realizar 10 kilómetros transitando por la Ruta Nacional 3 hasta la unión con la antigua Ruta 3. Una vez en la intersección, Desde allí, se debe transitar por esa antigua ruta y doblar por el sendero de tierra que conduce al acantilado de la playa. Desde ese sitio se puede observar la fauna que habita sobre la costa de la playa.

Las hembras suelen seleccionar a sus compañeros para la siguiente temporada, y algo increíble es que antes de empezar a aparearse, estas dan a luz a su cría que fue concebida en la pasada temporada reproductiva para posteriormente juntarse con un nuevo macho y comenzar el ciclo nuevamente poco después de haber parido. Cada año las hembras tienen una sola cría. El período de gestación dura aproximadamente 11 meses.

 

Su dieta está conformada por una extensa gama de opciones que su entorno marino les provee. Todos los pinnípedos son carnívoros, pues se alimentan de pescado, calamares, pingüinos, entre otros animales marinos. Los leones marinos de Steller, por mencionar a uno de los más agresivos, puede consumir crías de foca y aves.

La palabra pinnípedo procede del latín pinna, ALETA, y pedis, PIE.

Después de esto pasábamos las mañanas en el taller CAR-FAC con algún que otro chulengo sacando humo y por las tardes visitando la colonia de lobos marinos mientras veíamos llegar el atardecer en el Golfo San Jorge. Pero esto solo fue un primer contacto con la fauna atlántico patagónica, aun nos esperaba la efervescente PENINSULA VALDES 600 km más al norte.

 

Compártelo con tus amigos:

M.M.B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *