FIN RUTA 40 – LA MÁGICA RUTA 40

fin ruta 40

FIN RUTA 40 – Por su total certeza desde mi punto de vista, evidenciemos el sempiterno mensaje de Homero en la Odisea, que inspiró a grandes como Kavafis y otros tantos, y permitidme abrir un paréntesis para matizar lo que sigue.

Nuestra “finis terrae” particular en Argentina, al igual que ocurre con la española, tiene un número ANSIADO pero TEMIDO. Los pragmáticos dirán que ese número realmente no significa más que la asignación numérica del primer km del recorrido de una ruta vehicular como tantas otras. Sí, … pero para nosotros también una llegada, un destino, un final.

40 ruta

ANSIADO porque desde que das formas al viaje en tu mente y te propones realizar una de las rutas más míticas de Latinoamérica, visualizas un objetivo claro que transforma en un todo el viaje en sí mismo. Un objetivo no estrictamente necesario, pero si útil. Finalizar algo para que cobre un sentido completo.

Por este motivo y no otro, el hecho de completar la RUTA 40 de principio a fin, desde el borde de Bolivia hasta el mismísimo estrecho de Magallanes, cruzando pueblos tan dispares entre sí como  lo son…

Yavi o Bariloche, AQUÍ

cruzando pasos de montaña a más de 5000 metros sobre el nivel del mar, AQUÍ

conocer fronteras diluidas por viles intereses, AQUÍ

ver colores en la naturaleza hasta entonces impensables, AQUÍ

ascender a lagunas de hielo imborrables en la memoria, AQUÍ

beber vinos de cepas cultivadas en las regiones más altas del globo, AQUÍ

cruzar por pueblos ocultos en polvo que ni siquiera los propios argentinos conocen, AQUÍ

abrir los ojos ante Patrimonios de la Humanidad remotos, AQUÍ

bañarse en lagos enormes más grandes que países de la vieja Europa, AQUÍ

descubrir lugares hermosos donde la huella indeleble del turismo es una extraña, AQUÍ

acampar en eglógicas estampas lacustres durante semanas y congelar el tiempo, AQUÍ

escuchar el estruendoso alarido de un glaciar, AQUÍ

… por estos motivos entre otros me siento orgulloso, orgulloso de conocer una pequeñita parte más del mundo con todo lo que ello conlleva.

route 40

TEMIDO porque cada vez quedan menos km de RUTA 40, menos días de viaje, menos lugares que visitar. Irónicamente las ganas de no acabar la ruta son las mismas que las de llegar. Temido porque es un final y como todo final, es definitivo. Es cierto que la ruta sigue ahí, que puedo empezar y recorrerla de nuevo, pero como sentenció el Oscuro de Éfeso, “en los mismos ríos entramos y no entramos, pues somos y no somos los mismos”. El momento es efímero y el cambio en ese lapso, por pequeño que sea, imparable. A.K. gracias por compartir este viaje conmigo.

El Km 0 de la RUTA 40 ha sido ubicado en varios lugares en los últimos años, actualmente y de manera oficial, el KM 0 se encuentra en Cabo Vírgenes, Río Gallegos, y un camino horrible de puro ripio lleva hasta él.

40 route

Pero, y aquí reside la magia, a pesar de que muchos se empeñen en pensar lo contrario, es que somos muy pequeñitos, minúsculos, y por consiguiente el mundo se nos presenta como un lugar enorme ante nosotros, inabarcable. Inevitablemente, dada nuestra afortunada condición de aliados del tiempo, y conscientes que efímera, hemos decidido continuar camino hacia alguna parte, pasito a pasito, y quién sabe, … quizá lleguemos al fin del mundo. 😉

 

Compártelo con tus amigos:

M.M.B.

4 Comments

  1. Muy buen artículo. He seguido toda vuestra ruta y os felicito. Espero que siga el blog con otra aventura. Éxitos.

  2. Con blogs como este me dan ganas de dejarlo todo y escaparme a viajar por el mundo. Me ganó este texto, un saludo desde Santiago.

  3. Describis muy bien el viaje. Soy Argentino y reconozco que no he visitado ni la mitad de lugares que ustedes. Textos como este me despiertan las ganas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *