Lienzo andino – ABRA DEL ACAY

abra del acay salta argentina

Salimos de San Antonio de los Cobres temprano con buen tiempo. La Ruta Nacional 40 se toma después de 12 quilómetros en dirección Salta. Todo ripio. En cuanto llegas al desvío, el letrero señala 97 km a La Poma. El camino asciende y no para hasta los 5000 m.s.n.m. en ABRA DEL ACAY, el punto vehicular más alto de la Ruta 40 y de toda América. Declarada área protegida desde 1995 es uno de los pocos sitios naturales donde conviven las dos únicas especies de camélidos silvestres de Sudamérica: el guanaco y la vicuña.

El paisaje enmudece a cualquiera, con sierras que sobrepasan las nubes. De colores inciertos, como el rojo cobre o el azul gris ceniza, después algunos cerros más bajos del color negro como carbón las oquedades y amarillas las pequeñas laderas que se forman entre ellos. Arroyos de agua cristal y helada, que se unen a humedales verdes como la primavera, donde crecen árboles para que se cobijen pastores con sombreros de paja y ponchos de lana. Los rebaños de ovejas manchan de blanco crema una pradera delimitada con cantos rodados y adobe. Y solo los cardones nos recuerdan con su apellido en latín (Echinopsis atacamensis), que nos encontramos en la misma latitud que el Desierto de Atacama.

El sol permite a la nube descargar granizo sin salpicar, para luego irse, dejando un camino a seguir blanco como la nieve.

Cabecera de cuenca del Valle Calchaquí y de la Quebrada del Toro, rio abajo, muchos pueblos viven de las bondades del agua que baja de los nevados, sin ella no habría cosechas ni crías.

Tardamos seis horas en recorrer los 97 quilómetros que separan La Poma de San Antonio de los Cobres y podríamos haber tardado sesenta sin pena.

Hipnotizados, descendemos muy lentamente el paso precordillerano más alto de América y cruzamos varios arroyos que rebasan el camino, por lo que hay que ser precavido e informarse antes de hacer esta ruta del estado de la vía. En la municipalidad o en la oficina de policía de San Antonio de los Cobres si vienes por el norte o en Cachi si vienes por el sur puedes preguntar.

Tras esta maravilla llegamos a La Poma, pueblo histórico. El 24 de diciembre de 1930, un terremoto de 6,4 grados en la escala Richter destruyó prácticamente todo el pueblo dejando numerosas víctimas fatales. Años después volvieron a construir el pueblo a la vera del antiguo, renovando la antigua iglesia y colocando su campanario al costado de la puerta principal, portando dos de sus campanas originales.

Hacemos noche en La Poma, ubicada en lo más alto del Valle Calchaquí, rodeados de montañas que son paredes de más de 6000 m.s.n.m.

  

Compártelo con tus amigos:

M.M.B.

2 Comments

  1. Hola. Que paisajes más relajantes, tranquilizadores, mirar esas fotos con detenimiento te transportan a otro mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *