Tesoro entrerriano – Parque Nacional El Palmar

El Palmar – Entre Ríos. Son palmeras Butia Yatai las que maquillan el horizonte desde prácticamente cualquier lugar del Parque Nacional. Esta palmera autóctona, llega a vivir más de 200 años, tiene flores amarillas y frutos anaranjados y dulces. Junto a un fondo de nubes suaves y atardeceres rojos, las horas pasan absortas mirando un sol que amanece en Uruguay y se esconde en Argentina.

Un sendero cercano al arroyo, te sumerge en un estrecho camino sombrío, denso de plantas herbáceas y afloramientos rocosos de piedra arenisca. Huellas de zorros, corzuelas y oso lavador. Sonidos de urracas y zorzales, colores de carpinteros arco iris y sombras acechantes de rapaces que se cuelan en un claro que ilumina el suelo. Y entre troncos de árboles, morada de nidos con polluelos, moteado el torso de un ciervo huidizo que se funde en segundos con el bosque en su carrera.

Bajos inundables donde conviven la garza y el biguá, el mirasol grande y el tangará. Más de 200 especies de aves para no pestañear y darte a conocer formas y colores que no sabías que existían.

Y por la noche, hierven las vizcacheras y ulula el mochuelo bajo un cielo salpicado de estrellas, una por cada palmera.

*La Calera del Palmar es uno de los asentamientos más antiguos de la región. En los hornos se quemaba la piedra caliza que luego se utilizaba para pelar los cueros, mientras espíritus de charrúas copaban las sombras y las flores.

**Imagina un ratón de 65 quilos de peso y córtale la cola. Herbívoro, pasta en grupo y le encanta los charcos de agua para sumergirse y dejar tan solo el hocico y las orejas sobre la superficie. Es el capibara o carpincho. El roedor más grande del mundo está por todo El Parque. Su pelaje es largo y de color pardo rojizo.

OPINIÓN DEL PARQUE NACIONAL EL PALMAR

Desde mi punto de vista, este Parque Natural es una visita imperdible. Tiene 8500 hectáreas de flora sensacional donde las palmeras Yatay son las reinas. Una fauna que sorprenderá a cualquiera con capibaras, lagartos overos, vizcachas, ciervos, corzos, armadillos y aves por doquier; y un entorno genial con playas y dunas a orillas del río.
Precio de la entrada 150 pesos ARG (10 dólares), más que merecidos. Puedes salir y entrar cuando quieras o incluso puedes pasar la noche como nosotros hicimos en el camping que hay en el interior del Parque Natural. Muy Recomendable.

 

Compártelo con tus amigos:

M.M.B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *